Alina Martínez y su hijo, triunfan con emprendimiento de obras artesanales

Ahora también puede escuchar este artículo.

Alina Martínez, es una hondureña con un gran talento en sus manos, y para plasmar su arte utiliza como lienzo; tejas, barro y madera, convirtiéndose así en unas de las más cotizadas en San Pedo Sula. Junto a su hijo Gustavo Luna, han logrado salir adelante con su negocio, él es una pieza clave en la elaboración de estas obras, ya que le brinda todo su apoyo en el emprendimiento. Esta dupla de madre e hijo plasman la belleza de Honduras en sus obras de arte.

La hondureña inició con este negocio ya que desde que era una niña comenzó a trabajar con el barro, a tallar en madera o piedra; sin embargo, debido a sus estudios no se podía dedicar a ello.

 “Siendo una adulta, empecé a conocer material que se endurara; como el barro para hacer figuras y detalles para mi villa navideña, de esa manera encontré la cerámica fría. Comencé intentando hacer unos camellos, los cuales me quedaron muy bonitos, y luego decoraciones para la casa y utilizar las tejas”, expresó Alina Martínez a Honduras Tips.

Le recomendamos: Casa La Oki: un rinconcito rodeado de naturaleza y reposo en Comayagua

Alina y su hijo se han apoyado mutuamente para sacar adelante el emprendimiento.

Un negocio familiar

Alina Martínez nos comparte que uno de los logros que ha tenido a lo largo de su vida ha sido ser abogada de profesión. Además, antes de iniciar con el negocio de las tejas, la hondureña se desempeñó en diversas áreas, como auditora de la contraloría de la república, sub gerente administrativo de Hospital Regional del IHSS; y su último trabajo que fue para una institución consultora, como técnico legal en el Programa de Titulación de Tierras de Honduras (PATH).

Pero su pasión siempre ha sido hacer arte, el cual solamente lo hacía para decoración de su casa y algunas compañeras de su trabajo le pedían que les vendiera para ellas poder decorar igual. Pero su mayor motivación fue su padre, quien antes de morir le decía que luchara por su sueño de tener su propio negocio. Esto la impulsó a abrir su perfil en Facebook, en el 2015, para comenzar a dar a conocer los trabajos que hacía.

Lea: Nuria Velázquez, hondureña que triunfa en el extranjero con exclusiva marca de calzado italiano

Su emprendimiento: Marlu

El nombre Marlu es la unión de los apellidos de la madre e hijo; Martínez-Luna. En su negocio brindan una diversidad de trabajos elaborados en relieve con cerámica fría, trabajos personalizados en madera; ya sean letras, cuadros para el hogar, diseños animados o ideas de cada cliente. Cada trabajo es totalmente artesanal.

Alina es quien elabora las tejas, y su hijo Gustavo trabaja los diseños de madera y personalizados. También hay trabajos que los elaboran ambos para poder cumplir con lo solicitado, para entregarlos a tiempo y poder satisfacer las necesidades del cliente. La experiencia es muy satisfactoria ya que todas las tejas y artes, están elaboradas con mucha dedicación y profesionalismo.

También: Se va parte de la historia de Honduras con el puente del ferrocarril en Pimienta

Alina nos comparte que el apoyo de los hondureños ha sido excelente, ya que reciben mucha admiración  por parte de los clientes, gracias al trabajo de sus manos. “Durante esta pandemia, hemos tenido un crecimiento satisfactorio, y una gran bendición de parte de Dios para nosotros, ya que más personas han llegado a conocernos porque visitaban más las redes sociales”, dijo la hondureña.

Si desea apoyar el talento de esta emprendedora, puede pasar visitando en su local en San Pedro Sula, en la colonia Aurora, 7 calle, 14 avenida esquina opuesta al Centro Médico del Valle; o contactarse por medio de las redes sociales  Facebook: Tejas y Mas Marlu  Instagram: @tejas_y_mas_marlu

1 de 1

¡También le podría interesar!

Deja un comentario