BINGO: un juego de ataño en los hogares hondureños ¿se recuerdan?

Ahora también puede escuchar este artículo.

Durante la cuarentena, muchos hondureños hemos optado por jugar bingo aprovechando el tiempo libre que tenemos. Lo cierto es que este juego ha acompañado a las familias hondureñas por años, y hoy en día sigue siendo una sensación, tanto para niños como para adultos.

Todos hemos pasado un momento agradable entre amigos y familias con este juego tradicional de Honduras. De reglas ni hablemos, ya que nosotros hondureños hacemos las nuestras para llevarlo más al extremo.

Lea esta nota: Las hamacas, una obra artesanal amada por los hondureños

No cabe duda, que los hondureños somos muy ingeniosos, y lo vemos reflejado en usar el maíz o los frijoles para marcar las casillas del bingo. De igual modo, la singular manera en que algunos cantaban las cartas o cuando se nos pasó una y pedíamos repetir, pero obviamente no se permitía.

Bingo

Origen del Juego Bingo

En otros países a este juego se le conoce como lotería,  y consta de 54 cartas para jugar, cada una con una imagen diferente, un número y nombre de la carta. También, tiene diferentes tablas para escoger, pero hay quienes juegan con dos a la vez. Las tablas poseen 16 imágenes del mazo de cartas, las que están distribuidas en dicho tablero.

Según la historia, este juego tiene su origen en Italia y luego se extendió a México en donde los soldados lo usaban como pasatiempo durante las guerras por la independencia. De México se distribuyó a Centroamérica.  Y es así cómo lo tenemos entre nuestros juegos tradicionales. El juego es tan querido por los hondureños que en las ferias municipales siempre está presente.

También: Haga turismo desde casa durante la cuarentena

Juegos tradicionales de Honduras.

Las famosas apuestas

Muchas veces para hacer al juego más entretenido y con un toque especial se apuesta con dinero o se hacen penitencias. Entre los retos está el famoso baile de la pelusa, imitar a algún animal. No vamos a negar las veces en que alguno de los jugadores llevaba mala racha y tachaba al que canta las cartas por tramposo.

Por eso, la persona que realiza el canto, carga una gran responsabilidad sobre él y observado por todos para dar fidelidad al juego. También, las veces que cambiábamos el nombre de las cartas por hondureñismos, como por ejemplo el borracho por la palaba “bolo” o el diablo por “el cachudo”.

Siga leyendo: Libros hondureños para leer en la cuarentena

1 de 1

¡También le podría interesar!

Deja un comentario