Hondureño descubre al búho de ojos dorados en la montaña de Celaque

Ahora también puede escuchar este artículo.

El hondureño y pajarólogo, Edwin Miranda, descubrió hace unos días la presencia del búho de ojos dorados, protagonista de muchas leyendas catrachas. El descubrimiento fue en la montaña de Celaque al occidente del país. Exactamente en la Reserva del Hombre y Biosfera Cacique Lempira.

Edwin Miranda reveló que estaba a punto de renunciar a su búsqueda cuando, entre la maleza y el enorme bosque, la montaña de Celaque le develó unos de sus grandes enigmas: el búho de ojos dorados. Él había hecho esta búsqueda por años, pero lo único que recolectaba era información e historia que la gente cercana a esta montaña le contaba.

Lea también: Nacen guaras verdes pro primera vez desde hace 20 años

Búho de ojos dorados en Honduras.

El descubrimiento fue tan impactante, que el poeta hondureño Salvador Madrid desarrolló una crónica donde explica cada detalle del descubrimiento del ave misteriosa.

“El búho de ojos dorados parecía solo existir en las leyendas. Mi trajinar había sido largo, bajo estados meteorológicos extremos que diezmaban el ímpetu de continuar en su acechanza. Sin embargo, tenía la convicción que el búho de ojos dorados en más de alguna ocasión me había visto atravesar los linderos de su territorio de caza”, relató el poeta hondureño en su crónica.

Le sugerimos: Flora y fauna endémica de Honduras

El búho no fue el único descubrimiento

Entre la búsqueda del búho, el hermano de Edwin, Ivan, visualizó entre las ramas a un búho. Sin embargo, no era el de ojos dorados, pero si la  “Lechuza Llanera”, búho que solo había sido visto una vez en el país.

“Sin duda alguna, una sorpresa extraordinaria que jamás hubiéramos imaginado, puesto que este búho solo había sido avistado una sola vez en el país, en el año de 1931. ¡No podía creerlo! que casi un siglo después lo tuviera frente a mis ojos. Lo aprecié con una euforia apenas contenida y lo documenté. Después, extasiados, proseguimos el camino”, expresó Edwin Miranda en su red social Facebook.

Siga leyendo: Quetza, el ave que se refugia en La Tigra

La naturaleza hondureña nos sorprende cada día con revelaciones tan increíbles. No cabe duda que los catrachos somos afortunados en tener una fauna de ensueño. Honduras puede ser un país pequeño en territorio, pero grande en riqueza de fauna.

Debido a eso, como pueblo hondureño tenemos la responsabilidad de cuidar el medio ambiente, y lo podemos hacer no quemando los bosques, ya que es el hábitat de estos hermosos animales que adornan nuestra naturaleza. Seamos concientes y no destruyamos su hogar.

Le puede interesar: Ríos más grandes e importantes de Honduras

Lechuza llanera en Honduras.
1 de 1

¡También le podría interesar!

Deja un comentario