Talentosas mujeres lencas mantienen vivo el arte del bordado hondureño

Ahora también puede escuchar este artículo.
Hoteles de la Zona
Restaurantes Recomendados

Las milenarias tradiciones de Honduras permiten a muchas personas emprender y mantener viva su cultura a la vez que potencian la economía local. Un gran ejemplo de ello son las mujeres lencas que trabajan en el Bordado Artesanal González. Estas talentosas artesanas mantienen vivo el bello arte del bordado hondureño.

Le podría interesar: Mujeres, motor de la cultura lenca

Los hermosos diseños son resultado de muchas generaciones perfeccionando el bordado.

Belleza artesanal reconocida

La aldea de Colomarigua, Concepción en Intibucá es un lugar que se caracteriza por su tradición de finos y coloridos bordados artesanales.

Esta práctica tuvo su origen por las amas de casa que fabricaban sus propios manteles para envolver las tortillas. Hoy es la fuente de trabajo de un grupo de mujeres emprendedoras  que aportan novedad a la tradición convirtiendo su negocio en un éxito de ventas.

Existe una gran demanda para los bellos trabajos realizados por este grupo de mujeres lencas. Han recibido una calurosa acogida tanto por los habitantes de Intibucá, quienes ven representados sus colores y cultura, así como por quienes los visitan de todas partes de Honduras en búsqueda de su reconocido trabajo.

Lea: Laguna Madre Vieja, un rinconcito mágico en La Esperanza, Intibucá

mujeres lencas
Los bordados potencian la economía lenca.

Arduo trabajo

Realizar tan hermosos resultados es el resultado de años de experiencia y horas de trabajo. Ofrecen una amplia variedad de productos como manteles, centros de mesas, cojines, llaveros y prendas de vestir.

Según cuenta el representante de Bordados Artesanal González, José Carlos, el diseño más solicitado es el mantel pequeño y tarde de ocho a quince horas, dependiendo del diseño.

Además: Yamaranguila, un pueblo con encanto 

Las diversas técnicas empleadas para lograr los reconocidos diseños son parte del patrimonio inmaterial de esta comunidad. Para mantenerlas vivas son transmitidos de madres a hijas por incontables años. “El bordado se aprende de generación en generación y actualmente lo perfeccionan en la escuela donde los maestros dan un espacio de las clases para poder bordar”, relató su representante a Honduras Tips.

Le puede interesar: Telares lencas

Mujeres lencas demuestran el valor del trabajo a mano.

Es importante para todos conocer y promover nuestra cultura. Así como apoyar a los pequeños emprendedores que usan sus habilidades para el desarrollo de la comunidad. La economía y tradiciones de Intibucá reposan en gran parte sobre las habilidosas mujeres lencas que esperan ser reconocidas por la sociedad como las artesanas del color por excelencia.

Puede obtener más información visitando su página de Facebook, Bordado Artesanal González.

1 de 1

¡También le podría interesar!

Deja un comentario