Club Deportivo Marathón entrega alimentos en barrios de San Pedro Sula

Ahora también puede escuchar este artículo.
Hoteles de la Zona
Restaurantes Recomendados

Como parte de un noble gesto para con los hondureños que más lo necesitan, principalmente durante la emergencia por coronavirus.  El Club Deportivo Marathón distribuyó alimentos de manera voluntaria en algunos barrios de San Pedro Sula. 

Le puede interesar: Galaxy Wave donará alimentos a los más necesitados en Roatan 

En esta magnífica iniciativa estuvieron involucrados el presidente del club, Orinson Amaya y los futbolistas de origen argentino que forman parte de la plantilla, Esteban Espíndola y Bruno Volpi que se responsabilizaron personalmente por la preparación de los alimentos y posteriormente su entrega.

“Nuestros jugadores Bruno Volpi y Esteban Espíndola se unieron para colaborar y hacer entrega de comida a muchas familias sampedranas. ¡Gracias por su gesto!”, expresó el club a sus seguidores en redes sociales.

Presidente y futbolistas del club marathón entregan comida
Foto: FB Club Deportivo Marathón

¿Quienes trabajan con el Marathón?

Además de Volpi y Espíndola, cabe destacar que, en esta iniciativa también participaron los colaboradores de un restaurante propiedad del presidente del Marathón. Ellos contribuyeron de igual manera con la preparación de los alimentos, como parte del trabajo que realizan a diario y como una buena manera de contribuir a la causa.

Lea también: La cadena hondureña  Bigos regala hamburguesas a los más necesitados

Foto: FB Club Deportivo Marathón

Sin duda, este sincero gesto ha conmovido a los aficionados y pobladores que manifiestan estar agradecidos con el Marathón y  sus miembros porque firmemente le han tendido una mano a los sampedranos más necesitados a causa de la pandemia por coronavirus. 

Los hondureños se unen para vencer la pandemia

Así como el Club Deportivo Marathón, hay una gran cantidad de negocios y empresas socialmente responsables que han dicho presente para tenderle una mano a los más vulnerables durante la emergencia por coronavirus.

Estos pequeños gestos evidencian  el amor y la solidaridad que corre por las venas de los hondureños que con poco ayudan a impulsar a quienes más lo necesitan, pero lo más importante: le demuestran al mundo que los catrachos somos de gran corazón.

1 de 1

¡También le podría interesar!

Deja un comentario