San Lorenzo lleva el arte en la sangre. En fotografía, una de las muchas esculturas de la ciudad
VOLVER A LISTA DE DESTINOS
San Lorenzo, Valle

San Lorenzo es la ciudad más activa del departamento de Valle y recibió su nombre gracias al mártir cristiano. Fue fundada por los españoles desde 1522, pero el pequeño asentamiento solo comenzó a tener notoriedad a partir de la creación de su propio municipio en el año de 1912. Más el verdadero despegue lo inicia a partir de 1978 cuando el gobierno central decidió iniciar la construcción del muelle e instalaciones del Puerto de San Lorenzo, ubicado en el sitio denominado Boca del Henecán. Ahora este es la principal puerta de entrada y salida de productos del Pacifico hondureño y fuente principal de ingresos económicos para la ciudad.

 

Junto al puerto, las industrias camaroneras y salineras  han convertido a San Lorenzo en una ciudad pujante, emprendedora y artística. Prueba de esto son sus múltiples plazas con esculturas de temas marinos, como El Tiburón, El Camarón, El Pelicano y la Plaza de Puerto Viejo, además del totalmente remodelado Parque Central.

 

La gastronomía es tal vez el aspecto que más llama la atención de San Lorenzo. De las aguas del Golfo de Fonseca se extraen curiles, langostas, camarones, cangrejos y peces que forman la base de sus suculentas comidas. Si hay algo que no se puede perder es un coctel de curiles o una sopa de mariscos y coco. Decenas de turistas nacionales han convertido esta ciudad en su sitio favorito  para pasear los fines de semana.

 

Las aguas del Pacifico nutren los intrincados bosque de mangles de San Lorenzo.  Los manglares, bosques de árboles y arbustos que se han adaptado para crecer en las tierras bajas a la orilla de los mares tropicales, son el nido de muchas aves. Prueba de ello es la Isla de los Pájaros; un famoso islote que es el hogar de miles de plumíferos. Los manglares del sur son uno de los mejores sitios para observar pájaros en Honduras. Sin duda, el recorrido por esta ciudad costera no está completo sin un tour por sus aguas y manglares.

 

¿Por qué ir?

La ciudad se caracteriza por una gastronomía llena de mariscos extraídos del Golfo de Fonseca. Los platillos son deliciosos y muy económicos, siendo los curiles la especialidad. Los amantes de la naturaleza (en especial los aficionados a las aves) encontrarán en San Lorenzo grandes recompensas; la fauna y flora de los manglares constituye un atractivo del que no se puede perder. Aproveche la seguridad de la ciudad, su tranquilidad y su cercanía a otras ciudades del sur de Honduras. Visítela durante los fines de semana y días feriados.

El editor recomienda

San Lorenzo es una ciudad ideal para aprovechar las continuas festividades que la ciudad organiza. Competencias deportivas acuáticas, ferias, degustaciones, bailes son parte de tres o cuatro eventos turísticos que se celebran cada año. Mientras estos suceden, vale la pena irse un fin de semana a recorrer el mangle, comprar mariscos para llevar, comer el famoso ceviche de curiles y una buena sopa marinera.

El espíritu de la ciudad

La calurosa, limpia y pequeña ciudad de San Lorenzo recién despierta al turismo, pero sin duda tiene atractivos capaces de sorprender. En especial en sus tupidos bosques de mangle y gastronomía. Esta es la tierra de la sopa de mariscos, los curiles, canechos (cangrejos) y camarones. Todo para disfrutar mientras se sumerge en sus maravillosos atardeceres de tonos rojizos sobre el mar.

Notas relacionadas

Comentarios