Santos Arzú, un pintor de referencia en las obras artísticas hondureñas

El hondureño Santos Arzú Quioto es catalogado como uno de los artistas más importantes según la revista Forbes. Fue nombrado como uno de los personajes más creativos de Centroamérica y el Caribe. Con casi 40 años de trayectoria, Arzú Quioto, ha logrado construir un trabajo fuerte y  una relación con las artes plásticas hondureñas.

A través de sus pinturas muestra una enseñanza y reflexión acerca de la sociedad y sus diferentes matices, de cómo los hombres y las mujeres se insertan en ella, como actores o receptores de una serie de vivencias. Esto lo representa por medio de la intensidad del color en sus obras plásticas, que es su principal característica.

Arzú Quioto
En sus obra siempre está presente la intensidad de color.

Le puede interesar: El arte de dar arte, un espacio creativo en Valle de Ángeles

Sus inicios

En su juventud, Arzú, comenzó con retratos y bodegones con el objetivo de  captar expresiones mediante la técnica del claroscuro. Empezó con nuevas técnicas con las acuarelas, tintas, sanguina, en ese entonces su soporte era papel y cartón.

Presentó su  primera y famosa producción en Galería Portales a principios de los años noventa, su pintura era en lona y con una figura humana esfumándose, dejando espacio a la textura visual y táctil.

Santos Arzú Quioto
Retrato de su hermano (grafito), 1985.

Proyectos de Arzú Quioto 

Su proyecto Templo en ruinas marcó su trayectoria como pintor. En esta obra refleja el arte contemporáneo. Fue un macro proyecto titulado Memoria fragmentada desde el Centro de América, que duro desde 1995 hasta 1998. Además trabajo en conjunto con otros artistas, compartiendo visiones e intercambiando experiencias y metas.

Templo en ruinas
Pintura perteneciente a su galeria Templo en ruinas

Simbiosis, interacción lúdica

Después de una  década de haber tenido la idea de presentar estas obras de arte, finalmente la mostraron al público en La Caterdral, de Casa Quinchon. Más de 500 personas de todas las edades asistieron a esta exposición.

Santos Arzú Quioto
Pinturas de su presentación, Simbiosis, interacción lúdica.

Este es uno de sus proyectos más recientes que presentó junto a Armando Lara, también pintor hondureño. Anteriormente el proyecto no tenía ese nombre si no que sería “Fusionarte”, entre otros nombres hasta que llegaron a un acuerdo con el nombre Simbiosis, interacción lúdica.

Sin duda, el talento que muestra Santos Arzú Quioto en cada una de sus pinturas son dignas de admirar, ya que a través de ella muestra el lado de las personas que muchas veces desconocemos y que él puede llegar a concluir con tan solo observar. Luego de eso convertirla en una magistral obra de arte.e.

Puede leer: Pablo Zelaya, el padre de la pintura hondureña

1 de 1

¡También le podría interesar!

Deja un comentario