La chicha, una bebida muy común en los pueblos de Honduras

La gastronomía hondureña es tan amplia que abarca una gran diversidad de comidas y bebidas típicas que hemos degustado desde tiempos ancestrales. Una de esas bebidas típicas es la famosa chicha, la que se disfruta tanto en Honduras como en América Latina. Seguramente ya ha escuchado o degustado este licor, pues es muy común encontrarla en ferias patronales

Le contamos que se trata de una fermentación hecha a base de maíz o de frutas. No se conoce con exactitud el origen de esta, pero se cree que es tan antigua como el chocolate que los mayas producían. También se desconoce el significado exacto de la palabra chicha, sin embargo la hipótesis más fuerte es que desciende de la palabra náhuatl “chichiatl”  que quiere decir “agua fermentada”.

Los primeros en conocer el sabor de la chicha y sus efectos embriagantes fueron los españoles durante la época de la conquista.  Y es que los conquistadores definían este desconocido líquido como el vino que hacen los indios de su maíz, que embriaga si bebe mucho.

Quienes la han degustado sabrán que su sabor es amargo y parecido al también famoso “guaro”. Sin embargo, hay que aclarar que, a diferencia del guaro, la chicha sigue un proceso totalmente artesanal utilizando el método de la fermentación y no de la destilación.

Este proceso se trata de cocinar maíz morado durante al menos cuatro horas, luego es necesario colarlo y por último dejarlo reposar por el tiempo necesario hasta que alcance el grado de fermentación deseado. La chicha también es posible elaborarla con frutas como la piña.

Si desea elaborar chicha en la comodidad de su casa, aquí le dejamos una receta sencilla de seguir.

Ingredientes:

1 kilo de maíz morado
1 piña madura
2 manzanas picadas (opcional)
3 Clavos de olor
Canela al gusto
4 litros de agua
Jugo de limón
Azúcar al gusto

Procedimiento

Lavar bien el maíz morado y ponerlo a hervir en una olla con abundante agua, si lo desea puede agregar cascaras de piña para darle un giro al sabor, agregue los clavos de olor y la canela. Hervir hasta que los granos de maíz revienten. Retirar del fuego, dejar enfriar y colar.

Al momento de consumir, añadir el azúcar y limón al gusto. Si desea puede servirla con manzanas cortadas en cuadraditos. Una vez terminada la preparación, el color se hará más intenso.

Tip: Esta bebida puede conservarla en el refrigerador y consumirla durante varios días.

 

1 de 1

¡También le podría interesar!

Deja un comentario