Arrecife en Tela quizá uno de los mejores del Caribe

Hoteles de la Zona
Restaurantes Recomendados

Comunidades de coral realmente saludables ahora son muy escasos y especialmente en el Caribe. La amenaza de la sobrepesca y la contaminación orgánica en particular, han dado lugar a un crecimiento excesivo de algas que resulta en cambios de fase fuera de los sistemas tradicionales de coral.

Desde hace muchos años los científicos han estado discutiendo la importancia de estos hábitats de refugio para la supervivencia de los arrecifes a nivel mundial. Por lo general son ambientes que van en contra de todo lo que la gente asocia con los arrecifes de coral – el agua cristalina reemplazada por agua turbia.

El arrecife de Banco Capiro se extiende por varios kilómetros a través de la boca de la bahía de Tela.
El arrecife de Banco Capiro se extiende por varios kilómetros a través de la boca de la bahía de Tela.

Estas condiciones siempre se han argumentado para amortiguar las comunidades bentónicas de los factores ambientales como la luz alta, que desempeña un papel crucial en muchas de las amenazas globales como el blanqueamiento de los corales.

Con estas ideas en mente, mientras descendía debajo de la superficie en las turbias aguas a varios kilómetros de la costa de Honduras en la bahía de Tela, un espectáculo bastante sorprendente fue revelado. Encontraron comunidades complejos dominados casi por completo por los corales escleractíneos que forraban la zona conocida como el Banco Capiro, dando la impresión más bien de un sitio saludable del Indo-Pacífico en lugar del Caribe que es una zona muy impactada.

Los datos preliminares recopilados por organizaciones locales de conservación indica el Banco Capiro tiene un promedio de cobertura de coral duro de 69% (comparado al promedio por debajo de 25% del Caribe), y sólo el 2,5% de cobertura de macroalgas.

Además, se descubrió que las poblaciones del erizo de mar Diademasp, un herbívoro importante en los arrecifes del Caribe que se secó casi por completo en toda la región por enfermedad hace varias décadas, resultó ser 16 veces más grande de lo normal y acercándose a las densidades que mantenía antes de ser afectada por enfermedad.

El Banco Capiro tiene un promedio de cobertura de coral duro de 69% (el promedio en el Caribe es menos de 25%).
El Banco Capiro tiene un promedio de cobertura de coral duro de 69% (el promedio en el Caribe es menos de 25%).

Para ponerlo en contexto, los arrecifes en el entorno de los destinos turísticos de Utila y Cayos Cochinos manifiestan cobertura de coral de 25% y 18% respectivamente, la cobertura de algas es de 23% y 47% respectivamente, y la población de erizos está ausente, salvo algunos pocos individuos aislados.

Las observaciones iniciales de los científicos de Operation Wallacea, quienes establecerán una base anual de investigación en el área a partir de 2013, también observaron un alto nivel de reclutas de coral y la perceptible recuperación de estructuras de coral más complejas (por ejemplo, Acropora sp.) que se redujeron regionalmente por la actividad de los huracanes recientes.

Estos factores apuntan más hacia una comunidad bentónica muy saludable, que muestra signos de alta resistencia. Esto no es un caso aislado de buenas noticias, el arrecife de Banco Capiro se extiende por varios kilómetros a través de la boca de la bahía, inmersiones exploratorios sugieren la calidad de la comunidad bentónica no disminuye.

Pero una comunidad saludable de coral no equivale necesariamente a un ecosistema de arrecife sano, y no todas las noticias relacionadas al Banco Capiro son buenas. Además de la impresionante comunidad de coral duro, la característica más llamativa del arrecife es la ausencia casi por completo de los peces, lo cual hace que el buceo sea inquietantemente silencioso.

Sabemos por medio de evidencia anecdótica de que en el pasado la presión de pesca en la zona ha sido alta, pero también tomamos en cuenta de que el colapso total de las pesquerías ha dado lugar a un alto grado de diversificación de sustento, resultando en el abandono a la dependencia intensiva en la pesca.

Los peces e invertebrados son un componente integral de un ecosistema de arrecifes de coral y su recuperación en el Banco Capiro será crucial para la salud del sistema a largo plazo, pero se están haciendo esfuerzos para asegurar que esto suceda.

Hay extensos manglares y praderas marinas en los alrededores que son importantes áreas para la cría de peces de arrecife, por lo cual Operation Wallacea estará trabajando junto con organizaciones locales de conservación para abogar por la inclusión de Banco Capiro en áreas protegidas cercanas que actualmente excluyen el ambiente marino.

Indudablemente hay una sensación de bienestar en Tela y por sus tesoros escondidos, con el potencial para la conservación e investigación lo cual es muy emocionante tanto como para la comunidad local como para la comunidad científica.

Si se mantiene este impulso y los esfuerzos para obtener su protección, Banco Capiro pronto podría ser realmente considerado como uno de los arrecifes más importantes del Caribe.

 

 

Por Daniel Exton, Operation Wallacea, via Biodiversity Science.

1 de 1

¡También le podría interesar!

Deja un comentario