Parque Arqueológico El Puente: el espacio que guarda las obras artesanales de los mayas

Hoteles de la Zona
Restaurantes Recomendados

El Parque Arqueológico Copán Ruinas es la máxima representación de la civilización maya, sin embargo, en diferentes puntos del territorio hondureño existen diversas zonas donde se encuentran ruinas, montículos, vestigios que permiten conocer a mayor detalle cómo era el estilo de vida de esta civilización tan avanzada.

A 15 minutos de La Entrada, departamento de Copán, se encuentra El Parque Arqueológico El Puente, considerado como una introducción al mundo maya. Es una parada casi obligatoria si en sus planes esta conocer a detalle la historia de los mayas.

El sitio fue visitado y reportado por vez primera en el año 1935 por el explorador danés Jens Yde, quién además realizó un mapa muy completo de las principales estructuras y con amplias descripciones, pero fue hasta el año 1984 que comenzaron las investigaciones por parte de la Agencia de Cooperación Internacional de Japón y el Instituto Hondureño de Antropología e Historia (IHAH), y fue hasta 1994 cuando abrió sus puertas al público a través de un museo y un recorrido por los montículos y ruinas.

Impresionante museo

Los guías del parque arqueológico establecen que previo a conocer las estructuras los turistas deben dar un paseo por el museo ubicado en la entrada del parque, ya que es una fase introductoria dividido en tres salas, la primera explica un poco sobre las investigaciones que en el denominado proyecto arqueológico La Entrada (PALE), aquí se encuentran las herramientas, libros y objetos que se utilizaron en 1984.

A su vez cuenta con exhibiciones de piezas antiguas encontradas en el valle La Venta y Florida, así como la descripción de materiales básicos que los mayas utilizaron para su elaboración como roca criptocristalinas como el silex, calcedonia y ágata, rocas microcristalinas  como el basalto, la andesita y obsidiana.

En el museo también se destaca el fuerte vínculo de La Entrada con los Valles Naco y Sula donde se comprobó la presencia de varios artefactos provenientes de esta región, destacando así las relaciones comerciales que los mayas realizaban, dentro de estos se encuentran figurillas, sellos y pitos.

Lea esta nota: Túneles Rosalila y Los Jaguares, espacio que nos traslada a un mundo desconocido 

La segunda etapa del museo está acompañada de tecnología que permite realizar un viaje virtual en otros puntos arqueológicos como el Machu Pichu en Perú, El Parque Arqueológico Copán Ruinas y el Castillo Edo en Japón.

La tercera etapa contempla utensilios de los mayas, huesos de animales como guatusa, de zorrillo, de venado cola blanca y conejo encontrados en el parque. También en esta etapa se describe un poco sobre los alimentos que predominaban en sus comidas como la almendra de cacao, la calabaza, granos de frijoles y maíz. Así como instrumentos de cacería y para la elaboración de alimentos como puntas de flecha, cuchillas, piedra de moles y cerámica utilitaria.

Uno de las exhibiciones más impresionantes es el hallazgo de un entierro encontrado en las excavaciones del sector sur de la Estructura No. 1 del sitio arqueológico El Puente. Según las investigaciones pertenece a un individuo adulto del sexo masculino encontrado con dos vasijas, un pectoral de jade, un núcleo de silex y 4 huesos puntiagudos de venado que le servían como ofrendas.

Destacan también dos cráneos, uno encontrado en el extremo oeste de la Estructura 10 perteneciente a una persona adulta del sexo masculino de aproximadamente 35-40 años de edad. Se estima que se trata de un personaje miembro de la élite gobernante.

El segundo cráneo fue encontrado en la Estructura 204 de El Puente, perteneciente a un individuo entre 15-21 años de edad miembro de la elite que gobernaba en este lugar.

Le puede interesar: Copán Ruinas

De las más grandes ruinas

Para llegar a las estructuras se debe caminar a través de un sendero donde todo parece estar realizado a la medid. Un largo camino donde el único sonido es el de la copa de los árboles que  se mueven al ritmo del viento que nos transporta a un lugar relajante.

Luego de aproximadamente 15 minutos caminando por el sendero se comienzan a divisar unas cuantas estructuras anunciando que la gran ruina se encuentra cerca.

Justo detrás de la principal estructura se encuentra la ruina maya de mayor tamaño sin tomar en cuenta a las ruinas ubicadas en Copán Ruinas.

Esta ruina es el punto focal de la zona, denominada como Estructura 1 de 12 metros de altura, es la más alta de la región de La Entrada. Es acá donde se encontró la tapadera efingie de incensario, una escultura  de arcilla descubierta en 1994 por el arqueólogo japonés Shuichiro Terasaki. El personaje que representa  lleva un turbante de seis bandas y luce un pectoral adornado con dos cabezas de pájaro.

Se anima a visitar este destino que cuenta con mucha historia de los mayas 

1 de 1

¡También le podría interesar!

Deja un comentario