Marysabel Caballero, una hondureña en la excelencia cafetalera mundial

Hoteles de la Zona
Restaurantes Recomendados

Desde temprana edad, cuando Marysabel Caballero García hacía pequeñas tareas en el cafetal de su padre y en las noches jugaba con su familia juegos de mesa a la luz de las velas, supo que su vida estaría vinculada para siempre a los olores y sabores emanados del grano de oro que crece en las montañas de La Paz.

Marysabel,  es la mujer que huele a café, y que su aromático ahora es récord mundial, con venta de 120 dólares por libra de café, según la subasta electrónica realizada en junio de 2016.

Leer también:

CNN destaca récord mundial de excelencia de café hondureño

“Nací en Tegucigalpa, mi madre es originaria de Marcala, La Paz; y mi padre de Olanchito, Yoro. Siendo yo una niña nos trasladamos a vivir a Marcala, porque mi padre, que trabajaba en un banco, pidió traslado para que mi madre estuviese cerca de su familia, y porque tenían su finca de café y querían cuidarla personalmente”, recuerda esta caficultora, quien el pasado 13 de mayo se hizo acreedora al primer lugar en el XIII Concurso Taza de Excelencia 2016, con una nota de 91.7%.

Siendo aún muy joven, cumplió la promesa a sus padres de obtener un título en Mercadeo y Ventas, luego dejó finalmente la capital para radicarse en Marcala, donde volvió a ayudarle a su padre en las tareas su cafetal. Al contraer matrimonio con Moisés Herrera, -a quien califica como “un hombre extraordinario y muy trabajador”- fundaron la finca de café “El Puente”, en la aldea La Piedrona, municipio de Chinacla, La Paz.

Desde entonces ambos han ido sumando conocimientos y experiencias para -junto a sus hijos Ezri Moisés y Fabio Moisés- ir alimentando la tierra para producir los mejores granos del aromático.
Precisamente esa dedicación en el cuidado de la tierra pudo ser determinante para que los jueces le dieran el primer lugar, tras calificar sus muestras y considerar que tenían “sabores a melocotón y frutas cítricas, panela y miel, así como una acidez brillante, cítrica y persistente, con un cuerpo cremoso y jugoso”.

Marysabel al momento de resultar ganadora en la Taza de Excelencia de Honduras.
Marysabel al momento de resultar ganadora en la Taza de Excelencia de Honduras.

Aunque ella reconoce que una buena parte de esos calificativos se deben a la variedad utilizada (Geisha) “también inciden otros aspectos como por ejemplo la altura, el manejo de tejidos, la fertilización, el proceso que se le dé al café. La suma de todos ellos da como consecuencia que encontraran estos sabores”.

Su finca está a 1550 metros sobre el nivel del mar, lo cual genera suelos específicos y crea un microclima especial para el cultivo de café, reconoce ella. Su dedicación a preparar muestras y lotes del grano le han permitido participar en cinco de las 13 ediciones de la Taza de Excelencia. Anteriormente ya había obtenido un segundo lugar.

Las mejores muestras de café participan en una subasta electrónica, donde el mejor precio obtenido por ella en el pasado fue de 10 dólares por libra, cantidad que podría superar en esta ocasión si se considera que los campeones de las ediciones Taza de Excelencia 2014 y 2015 han alcanzado los 35.10 y los 23.20 dólares respectivamente.

El café hondureño se posiciona poco a poco entre los mejores del mundo.
El café hondureño se posiciona poco a poco entre los mejores del mundo.

Eso es extraordinario pues el precio promedio de las exportaciones este año ha sido de casi 1.25 dólares por libra, según el último boletín estadístico del Instituto Hondureño del Café.

Sin embargo, Marysabel asegura que más allá del tema económico está la aspiración de que los productores de café “y todos aquellos que en Honduras nos dedicamos a producir algo, nos demos cuenta que Dios nos ha dado un valioso recurso. Además, aspiramos a que el mundo vea que en Honduras se pueden hacer las cosas bien”.

Recuerda la felicidad de ese momento en que, acompañada de su esposo, escuchó la notificación de ser la ganadora del primer lugar de la Taza de Excelencia. “Las palabras me hacían falta para agradecer a Dios, a mi familia, a las personas que trabajan con nosotros, a los técnicos del IHCAFE que nos apoyan, y al IHCAFE por hacer este evento posible”.

 

Tomada de AgroNegocios OPSA /  Ruben Escobar

1 de 1

¡También le podría interesar!

Deja un comentario