Las mejores islas para vivir: Roatán

Hoteles de la Zona
Restaurantes Recomendados

Imagínese el Caribe como lo era antes, hace años. Playas vírgenes, exuberante selva y un océano sin fin. Mientras que la mayoría de las islas del Caribe se han desarrollado con grandes cadenas hoteleras de lujo y comida rápida con auto-servicio, la isla de Roatán en el Caribe Occidental aún conserva ese místico encanto del viejo mundo. Vea lo que el paraíso realmente es desde su porche.

La vida en Roatán todavía sigue las mareas cambiantes: el tiempo se mueve despacio y sólo el sol y la luna dictan el quehacer del día. Los pescadores locales aún construyen sus propios barcos y echan a mano sus redes. Los expatriados y los locales viven juntos, entrelazados como la red que arrojan a la mar con la esperanza de atrapar la cena.

¿Por qué mudarse a Roatán?
Uno de los arrecifes más grandes del mundo podría vivir justo en su vecindario. ¿Sabes que más vive alrededor de Roatán? Conexiones. Una enfermera de Ohio. Un arquitecto de Canadá. Estos trasplantados se inclinan por la cultura latina y el Caribe, ya que no quieren cambiar los encantos que los atrajeron aquí – hasta un camino polvoriento lleno de baches puede ser encantador -.

Algunos visitantes a veces se preguntan por qué los expatriados en Roatán se acuestan temprano. Es porque están ansiosos por comenzar un nuevo día. Pueden empezar su día nadando en el arrecife y duchándose al aire libre. Hay adultos en la isla que no tienen televisores, y los niños no tienen PlayStations. Su entretenimiento proviene de un equipo de snorkel, columpios hechos de neumáticos y árboles de mango.

Una mujer tiene un armario lleno de bikinis para una semana y cuatro pares de sarong. ¿Zapatos? Se guardan para cuando se tenga que ir al banco o al supermercado.

Un expatriado que se mudó a Roatán antes de la primera carreta pavimentada (que sigue siendo uno de los pocos caminos pavimentados) dice que a principios de 1990 “Tuvimos que viajar con dos neumáticos de repuesto y provisiones, incluyendo ron, en caso de avería.” Los caminos secundarios siguen siendo de tierra y lo pueden demorar. Y hay recordatorios de que uno ya no está en Seattle, como cuando los vendedores pasan por los barrios vendiendo tortillas y escobas.

No crea todo lo negativo que dicen sobre Honduras. A los expatriados les gusta decir que están a 30 millas de distancia en el lugar más agradable que han conocido. Así que cuando la gente tiene conversaciones en medio de la carretera, sea paciente. Hay polvo. Hay gallos. El correo postal puede tardar para siempre. Incluso con los expatriados, Roatán sigue siendo Roatán. Y es por eso que están ahí.

 

Tomado de www.islands.com.

1 de 1

¡También le podría interesar!

Deja un comentario

Deja una respuesta