Macaw Mountain: El Parque De Joyas Vivientes

Hoteles de la Zona
Restaurantes Recomendados

Entre los muchos tesoros de Copán Ruinas, desde arqueológicos hasta naturales, este destino alberga un santuario de aves único en el país. Amy Gigi Alexander, exploradora y escritora de viajes, comparte en el blog de Green Global travel su experiencia descubriendo las “joyas vivientes” de Macaw Mountain

 

En la ciudad de Copán, Honduras hay lugares secretos: las antiguas ruinas mayas que se alzan en las verdes colinas y valles de arcilla roja y tierra, uno de los sitios arqueológicos mejor preservados del mundo. Pero Copán es famoso por más que sus tesoros del pasado. También es uno de los pocos lugares en Centro América que posee un parque de joyas vivientes.

Estas joyas no son del tipo de piedra tallada. Son, en cambio, aves. Una increíble variedad de extravagante esplendor, con más de 330 variedades de aves silvestres autóctonas que viven bordeando las ruinas mayas, en el cruce entre el santuario y el parque turístico llamado Macaw Mountain.

El parque es parte reserva natural para aves rescatados y en peligro, y parte plantación de café ecológico, donde los visitantes pueden caminar entre senderos de exuberantes plantaciones de flores tropicales y plantas de café cargados de bayas rojas de cafe. Sobresaliendo por encima y entre el follaje de este oasis verde son los aves de todos los colores y tamaño, tan cerca que uno no se siente tanto como un invitado sino como un pájaro, también.

Inspirado por las palabras de John Muir, “Sólo amamos lo que conocemos y sólo conservamos lo que amamos,” Macaw Mountain nace como una necesidad de crear un hábitat para estas aves y como educación para la comunidad.

El parque es parte reserva natural para aves rescatados y en peligro, y parte plantación de café ecológico.
El parque es parte reserva natural para aves rescatados y en peligro, y parte plantación de café ecológico.

A medida que la tala del bosque se ha incrementado y los habitantes de la selva tropical son invadidos, las aves se ven obligadas cada vez más a compartir espacio con la gente. La gente a menudo convierten las aves silvestres en animales domésticos, y luego no pueden cuidar de ellos adecuadamente, ya sea por falta de conocimiento o el hecho de que muchas aves sobreviven a sus propietarios (algunas especies pueden vivir hasta cien o más años en cautiverio).

Macaw Mountain es más que un hogar para estas aves rescatadas. También es un centro de formación y un ejemplo de cómo una organización que trabaja para ayudar a los animales también puede ayudar a la gente, por lo que se les permite traer pájaros no deseados al santuario y la participación de la comunidad en la educación de su hábitat.

Y eso no es la única novedad en esta reserva de aves. La mayoría de las aves no son mantenidas en jaulas durante el día. Se les permite que vuelen libremente o se mantienen en espacios abiertos y naturales.

Es una cosa curiosa poder caminar en medio de un bosque frondoso de hojas gigantescas, viendo pájaros de plumaje multicolor a simple nivel de vista, tranquilamente pasando la tarde en sus perchas.

Muchas de las aves que llegan al parque necesitan cuidados y dietas especiales, y tienen trastornos como desplumaje y pérdida de plumas. Los cuidadores son gente local que están capacitados para cuidar de las aves, y dedican sus días a nutrirlos y darles un refugio donde pueden ser tan salvajes como su naturaleza les permita.

La mayoría de las aves no son mantenidas en jaulas durante el día. Se les permite que vuelen libremente o se mantienen en espacios abiertos y naturales.
La mayoría de las aves no son mantenidas en jaulas durante el día. Se les permite que vuelen libremente o se mantienen en espacios abiertos y naturales.

Macaw Mountain es fuera de lo común en otra forma también: rehabilitan algunas aves y los liberan en ambientes protegidos en la naturaleza.
Uno de los programas más exitosos que dirige el parque en asociación con el Wild Parrot Trust y la Asociación Copán es el Scarlet Macaw Project. La guacamaya roja es el ave nacional de Honduras, debido a esto y por su plumaje vistoso, es muy apreciado, tanto como mascotas, como objetos de colección.

Macaw Mountain ha creado un área especial para estas aves en un aviario al aire libre cerca de dos pisos de altura, y del tamaño de un pequeño campo. Los guacamayas viven aquí y se recuperan en un ambiente controlado, y luego se liberan en el Sitio Arqueológico de Copán. Allí viven sus días libremente entre los Maya- un vínculo eterno entre una cultura y un ave que no se puede romper.

Llegué a Macaw Mountain en una mañana de lluvia torrencial: la cálida agua de la selva se derramaba sobre los gingers rosados que alinean las pasarelas.

A pesar de la lluvia el interior del parque estaba muy agradable, con bayas de cafetos rojos y aves vivaces despiertos en cacofonía. El Café Miramundo me dio la bienvenida con una vista a una vegetación tan densa que no podía ver el cielo.

El parque de aves también cuenta con restaurante y tienda de suvenirs.
El parque de aves también cuenta con restaurante y tienda de suvenirs.

Caminando por el parque en sí fue emocionante, porque nunca había estado tan cerca de aves antes.

Pero muchas de las aves mantuvieron su distancia, como los Tucanets- pequeños pájaros de la familia tucán con enormes picos y, según sus cuidadores, de mal genio.

El tucán esmeralda era impresionante, sus plumas verdes casi invisibles contra el telón de fondo de las hojas.

El aviario de la guacamaya roja era enorme, pero no aparenta ser una jaula, ya que se mezcla con la selva. Se les permite entrar a los visitantes.

Copán es famoso por más que sus tesoros del pasado. También es uno de los pocos lugares en Centro América que posee un parque de joyas vivientes.
Copán es famoso por más que sus tesoros del pasado. También es uno de los pocos lugares en Centro América que posee un parque de joyas vivientes.

Cuando llegó mi turno me indicaron mantenerme sobre el sendero y no acercarme demasiado a los pájaros, ya que Macaw Mountain respeta el estado salvaje de los mismos.

Caminé lentamente a medida que las guacamayas volaron como borrosas rayas rojas a cada lado de mí. Escuchando sus chillidos y argumentos, me sentí privilegiado de presenciar una parte de la naturaleza que nunca llegaría a ver en ningún otro lugar.

El resto de las instalaciones estaban llenas de jaulas al aire libre y ambientes libres donde las aves que habían sido animales domésticos o quedaron discapacitados me acogieron con expresiones curiosas, inclinando sus cabezas hacia un lado.

Coqueteando con los visitantes, estirando el cuello hacia atrás y adelante, corriendo arriba y abajo de sus perchas, y de vez en cuando volaban sobre mi cabeza y hombros.

El Aracarí Acollarado, un pequeño pájaro negro con trazos de amarillo y franjas de color rojo, examinó mi cara con minucioso detalle, volando de su desayuno a una percha cerca de mi nariz.

Loros y tucanes de todos los colores se encontraban por todas partes del parque, a menudo en parejas, junto a los tortolitos y pericos.

Algunos vestían plumas negras, naranjas y azules, con puntas de ópalos iridiscentes. Otros eran de color verde aguacate, con ojos amarillos y voces que charlaban constantemente.

Las aves más amigables no querían que me fuera, y me llamaban de forma repetida con el canto y la danza.

En el centro del parque había pájaros que aún estaban en shock por negligencia o abuso, temblando en sus perchas y manteniéndose a distancia.

Pero un pájaro, una guacamaya de plumaje azul y amarillo, era diferente del resto. Cuando me acerqué a él, se puso de pie alto y orgulloso, a pesar de llevar un collar de plástico blanco que evitaba que se picoteara a sí mismo. Llevaba ese collar como el rey majestuoso que era, luciendo sus plumas de azul real y oro que le quedaban.

Macaw Mountain es una experiencia culminante de cualquier viaje a Honduras, y la ciudad de Copán es digno de un viaje en sí mismo. Pero no sólo por las ruinas: El verdadero tesoro de Copán son estas joyas vivientes.

 

Macaw Mountain se encuentra en el occidente de Honduras, en las afueras de la ciudad de Copán. Está abierto todos los días de 9:00AM – 5:00 PM, sin importar el clima. El costo de la entrada es de USD diez dólares, y la entrada es válida para tres días. Los boletos están disponibles en la entrada del parque y también a través de los operadores turísticos. El sitio web es http://www.macawmountain.com/#

1 de 1

¡También le podría interesar!

Deja un comentario