Siguatepeque, un rincón de escenarios y contrastes

Hoteles de la Zona
Restaurantes Recomendados

Descubra la pintoresca belleza que ofrece Siguatepeque, silenciosa ciudad ubicada en las montañas centrales de Honduras, donde converge el ambiente natural con modernas edificaciones.

Quien visita este lugar es una persona amante del clima fresco, un estilo de vida tranquilo y una excitante experiencia con el paraíso natural que ofrece la zona y sus alrededores.

Siguatepeque, una popular ciudad que está situada en una meseta altiplanicie, rodeada de verdes pinares que oxigenan la ciudad, forma parte del departamento de Comayagua. Oficialmente registrado como municipio desde 1861, posteriormente el 9 de abril de 1926 el Congreso Nacional le confiere el título de ciudad, siendo presidente de Honduras el doctor Miguel Paz Barahona, y don Darío Velásquez Castellanos, alcalde de la ciudad.

Desde siempre Siguatepeque se ha visto rodeada de una pintoresca belleza y diversos atractivos naturales, como las cercanas Cuevas de Taulabé.
Desde siempre Siguatepeque se ha visto rodeada de una pintoresca belleza y diversos atractivos naturales, como las cercanas Cuevas de Taulabé.

En su paso por la ciudad jardín el visitante puede encontrar un conjunto de encantos que comienza desde un pequeño descanso por un restaurante cercano al casco urbano o a orilla de carretera, centros ecoturísticos o plazas públicas donde niños, jóvenes y adultos pueden disfrutar de diversas actividades lúdicas rodeados de un pintoresco paisaje y un ambiente seguro.

 

Placeres de la zona

La degustación de los tradicionales alcitrones en cualquier tienda o comedor y la venta de artesanías ubicadas en la ruta de El Porvenir son algunas de las primeras atracciones que seducen al turista.

La mayor parte de sus habitantes se dedican a las empresas agrícolas y forestales, es por ello que desde siempre Siguatepeque se ha visto rodeada de una pintoresca belleza y diversos atractivos naturales como el hotel de montaña Eli Ben, Bongo’s, centro ecoturístico Granja D’elia, restaurante Don Tiki, Parque Nacional Cerro Azul Meámbar, las Cuevas de Taulabé y otras maravillas que brindan la mayor hospitalidad a los viajeros.

La venta de artesanías ubicadas en la ruta de El Porvenir son algunas de las primeras atracciones que seducen al turista.
La venta de artesanías ubicadas en la ruta de El Porvenir son algunas de las primeras atracciones que seducen al turista.

El casco urbano está adornado con un ambiente de contrastes que combina la riqueza histórica de la iglesia San Pablo con la modernidad de los edificios principales como el Palacio Municipal, Parque Central y la Plaza San Pablo, donde a diario flamean las banderas que bordean su fuente.

De día o de noche, estos rincones se convierten en los espacios públicos donde circulan la mayor parte de sus pobladores, ya que los parques cuentan espacios muy acogedores, canchas para los deportistas, área de juegos infantiles, bancas de reposo, excelente iluminación y que le brindan confort y seguridad al turista.

 

Un merecido descanso

A solo cinco minutos de la carretera Panamericana encontrará El Porvenir; una aldea donde la tradición lenca de alfarería sigue en pie.
A solo cinco minutos de la carretera Panamericana encontrará El Porvenir; una aldea donde la tradición lenca de alfarería sigue en pie.

Otra de las piezas fundamentales para completar el rompecabezas de la ruta Siguatepeque es encontrar un sitio donde alojarse mientras se disfruta de la aventura ecológica que ofrecen los alrededores de esta pacífica ciudad.

Con tarifas muy accesibles tanto para el visitante nacional y extranjero, el lugar está dotado de modernas instalaciones que incluyen un amplio complejo de habitaciones con todos los servicios, restaurante y un espacio para el área social al aire libre. Situado en un punto estratégico del casco, este novedoso albergue es uno de los más cotizados de la ciudad.

A cualquier hora del día jugar basquetbol, practicar break dance, patinar, tomarse un licuado, ir de compras al mall, visitar una franquicia, restaurante típico o sentarse a platicar en el parque representan los mayores placeres de las personas que habitan este municipio.

Mientras poco a poco la hermosa puesta del sol se oculta entre los pinares, Siguatepeque sigue siendo una ciudad muy tranquila que fusiona escenarios naturales y modernas edificaciones.

Sede de los mejores restaurantes de la zona central de Honduras. Por qué no decirlo, la estación obligada de los viajeros que atraviesan el corredor turístico entre Tegucigalpa y San Pedro Sula.
Sede de los mejores restaurantes de la zona central de Honduras. Por qué no decirlo, la estación obligada de los viajeros que atraviesan el corredor turístico entre Tegucigalpa y San Pedro Sula.

 

1 de 1

¡También le podría interesar!

Deja un comentario