Tradiciones hondureñas: Día de los Muertos

El 2 de noviembre, se celebra en Honduras el Día de los Muertos como parte de su herencia católica, conmemorando el Día de los Santos Inocentes (1 de noviembre) y Día de los Fieles Difuntos (2 de noviembre). El espíritu de esta fecha es más uno de celebración que de luto; las tradiciones hondureñas se enfocan en recordar con flores y hasta música a familiares y amigos que ya partieron.

En los diferentes rincones del país, los hondureños acuden a cementerios para rendir homenaje a sus parientes difuntos. Algunos incluso viajan fuera de su ciudad de residencia hasta sus comunidades de origen para coronar a sus seres queridos.

Tradiciones

Entre las tradiciones hondureñas para celebrar el Día de los Muertos, la que más se practica es hacer visita a las tumbas de amigos y familiares, colocando ofrendas como coronas de papel y arreglos de flores naturales o artificiales.

IMG_6388 LOGO
Algunos visitantes llevan comida, bebidas y hasta música.

Muchos hondureños aprovechan la visita para hacer limpieza del área en la que se encuentran sepultados sus allegados fallecidos o hacerles retoques a las lápidas. Algunos llevan comida, bebidas y hasta música.

Familias almuerzan sobre los sepulcros de sus seres queridos después de darles mantenimiento. Las serenatas no son infrecuentes y “Amor Eterno” se dedica repetidamente sobre las lápidas de madres, hijos y otros parientes.

IMG_6329 LOGO
Muchos hondureños aprovechan la visita para hacer limpieza del área en la que se encuentran sepultados sus allegados fallecidos o hacerles retoques a las lápidas.

En los mismos cementerios se instalan vendedores de flores y de alimentos típicos, así como jardineros y conjuntos musicales ambulantes para ofrecer sus servicios a quienes visitan las tumbas de sus familiares y amigos.

En ocasiones, se ha otorgado asueto de medio día para que empleados y funcionarios públicos puedan visitar a sus parientes difuntos.

Cuidando y adornando tumbas

En Honduras, este día, aparte de ser motivo de celebración, le deja ingresos económicos a muchas familias que ofrecen servicios de limpieza de sepulturas, pintura de lápidas y mausoleos; reparaciones de estructuras metálicas y cruces; flores y coronas, entre otros.

IMG_6338 LOGO
Oscar Murillo, pintor de profesión, visita el Cementerio General de San Pedro Sula todos los 1 y 2 de noviembre desde hace 15 años para ofrecer sus servicios.

Doña Graciela Flores se prepara para la fecha desde junio, elaborando los pequeños detalles de sus coronas, que luego une a flores artificiales y empaca para la venta. Desde hace más de 35 años, ella trabaja por estos dos días del año. Toda su labor se traduce en coronas y cruces de flores artificiales y de satín, que vende a L 40.00 (aproximadamente $ 2.00) y pequeñas maceteras de su propio estilo de flor artificial hecha de plástico, que vende a un precio de L 20.00.

Muchas familias ofrecen servicios de limpieza de sepulturas, pintura de lápidas y mausoleos; reparaciones de estructuras metálicas y cruces; flores y coronas, entre otros.
Doña Graciela Flores, de Choloma, se presenta el 2 de noviembre al Cementerio General de San Pedro Sula con sus propuestas de coronas, cruces y arreglos florales alternativos.

Sus pequeñas obras de arte adornan y al mismo tiempo son económicas y duraderas, por lo que comenta con humor, “el que no va a coronar, es porque no quiere.”

Como lo comenta doña Graciela y lo saben los comerciantes que atienden estas fechas, los preparativos para el Día de los Muertos comienzan con antelación. En el Mercado Guamilito de San Pedro Sula, arreglos están a la venta desde la noche anterior.

Los preparativos para el Día de los Muertos comienzan con antelación, en el Mercado Guamilito de San Pedro Sula, arreglos están a la venta desde la noche anterior.
Los preparativos para el Día de los Muertos comienzan con antelación, en el Mercado Guamilito de San Pedro Sula, arreglos están a la venta desde la noche anterior.

Cementerios de Honduras

Los cementerios a su manera son un reflejo de las creencias y tradiciones hondureñas, así como de su historia. El Cementerio General de Tegucigalpa, uno de los más visitados en el Día de los Muertos, es el sitio de descanso de muchas figuras reconocidas de la historia hondureña. En él se encuentran sepultados expresidentes y protagonistas de momentos históricos del siglo pasado. Se calcula que en los cementerios públicos de Comayagüela descansan alrededor de dos millones de hondureños.

IMG_6315 LOGO
Muchos hondureños visitan a las tumbas de amigos y familiares, colocando ofrendas como coronas de papel y arreglos de flores naturales o artificiales.

El Cementerio General de San Pedro Sula es considerado un patrimonio cultural del municipio, una especie de “Museo de Cielos Abiertos”. El director del Archivo Histórico, el antropólogo Eliseo Fajardo, ha puesto sus esfuerzos en darle el merecido reconocimiento y condicionamiento a este y otros camposantos hondureños.

Una visita a un cementerio podrá ser poco convencional e incluso considerado macabro, pero el Día de los Muertos puede ser la ocasión ideal para conocer uno. Es una oportunidad de aprender un poco acerca de la historia de la ciudad en que se encuentra y del país que habita o visita, de participar en una tradición importante en el país y de honrar a los ancestros de Honduras.

La Policía Nacional y Municipal están presentes en los cementerios públicos para el servicio de los visitantes, y si visita entre 12:00 PM y 5:00 PM, podrá ser testigo de las decenas de fieles participando en este acto de fe, celebración y conmemoración.

El 2 de noviembre hondureños conmemoran a sus seres queridos que han pasado a mejor vida.
El 2 de noviembre hondureños conmemoran a sus seres queridos que han pasado a mejor vida.
1 de 1

¡También le podría interesar!

Deja un comentario