La belleza que esconde el escudo Nacional de Honduras

Honduras fue un país de colonias españolas, en el que se utilizaron por mucho tiempo los mismos escudos usados por las provincias dependientes del reinado español. Con la llegada de los pliegos de la Independencia el 28 de septiembre de 1821, estos símbolos quedaron abolidos. Como parte de las Provincias Unidas del Centro de América, Honduras adoptó el escudo de la Federación Centroamericana.

Sin embargo, por iniciativa de Dionisio de Herrera, entonces Jefe de Estado de Honduras, el 3 de octubre de 1825 se decretó la creación de un Escudo Nacional. Fue entonces cuando obtuvimos nuestro primer escudo, cuya reforma definitiva se dio por decreto 16 el  10 de enero de 1935.

Este símbolo representa nuestra historia y la variedad de  los recursos naturales que posee Honduras, y que debemos proteger y preservar. Por lo tanto, por Decreto 16, artículo 142, el Congreso Nacional considera al Escudo como símbolo nacional para todos los usos representativos dignos de la patria. También la Constitución que son símbolos nacionales únicamente La Bandera, el Escudo y el Himno.

Diseñador del escudo

El diseñador de nuestro Escudo Nacional fue  Ladislao Valladares; los cerros, la herramienta y la casita que aparecen, las tomó como ejemplo de las minas de Guasucarán.

Ladislao nunca fue honrado ni nombrado por su trabajo, sus restos fueron sepultados en el centro de la iglesia del Carmen, con la placa que dice: Ladislao Valladares nació el 27 de Julio de 1819 + 15 de Enero de 1878 a la edad de 59 años.

Por sus características, el escudo hondureño se encuentra entre los 30 más bonitos del mundo.

El Escudo posee una forma ovalada, con el interior compuesto por:

Una pirámide, formando un triángulo equilátero (tres lados iguales), que simboliza la igualdad de todos los hondureños ante la ley.

Dos castillos, que simbolizan los baluartes desde donde los antepasados aborígenes defendieron la soberanía nacional.

Un volcán -situado entre los castillos- en recuerdo de que el país perteneció al pequeño grupo de los cinco volcanes que en otros escudos centroamericanos aún simbolizan las cinco provincias de la que una vez fuera la República Federal de Centro América y que figuraron en la base del triángulo equilátero del Escudo Federal.

Leer también: 

Así ha evolucionado la bandera nacional de Honduras a través de los años

Un arco iris -por encima de los castillos- que simboliza la paz, la unión de la familia hondureña y la elevación de ideales.

Un sol naciente -debajo del arco iris- que simboliza la libertad, el amor a la patria y la esperanza, virtudes por las cuales vivió y murió el cacique Lempira a manos de los conquistadores.

Agua -debajo de la pirámide- que representa a los océanos Atlántico y Pacífico, los cuales simbolizan la ruta que siguió Cristóbal Colón para llegar a esta tierra en 1502.

El óvalo del Escudo posee escrita, en letras doradas, la leyenda “República de Honduras, libre, soberana e independiente. 15 de septiembre de 1821” en alusión a la fecha en la cual Honduras se independizó de España.

Por encima del Escudo se encuentra una aljaba llena de flechas, que simboliza a la población indígena del país, la vida guerrera de los indios y el recuerdo del cacique Lempira. A ambos lados de la aljaba se encuentran dos cuernos de la abundancia con flores y frutas -unidos por un lazo y sujetos a la aljaba- como símbolo de la riqueza vegetal de Honduras.

A cada lado del Escudo se encuentran tres árboles (de roble a la derecha y pino, el árbol nacional, a la izquierda), que significan los recursos naturales del país.

En la base del Escudo se encuentra una cordillera de montañas, que significa que el territorio es montañoso con una gran variedad de climas. Además, presenta minas y herramientas de mineros, que son indicio de la riqueza hondureña en oro y plata.

Cambios del escudo nacional de Honduras

cambios del escudo

1 de 1

¡También le podría interesar!

Deja un comentario