El paisanazgo entre Ojojona y Lepaterique

El guancasco entre Ojojona y Lepaterique, conocido también como “paisanazgo”, es una celebración anual que se lleva a cabo a finales de enero durante la fiesta patronal de Ojojona en honor a San Sebastián. En el 2014, las festividades comienzan el sábado 18 de enero con la procesión que transporta la representación del patrón de Lepaterique, Santiago, hacia la iglesia de Ojojona.

El guancasco es una manifestación de hermandad entre los dos pueblos, que tiene sus raíces en la cultura lenca y elementos heredados de la época de la colonización y ritos católicos. Se trata de encuentros recíprocos entre las comunidades para reafirmar los lazos de amistad y respeto y reconciliar sus divergencias, e involucra a líderes y habitantes de ambas. Según datos de la oficina de turismo en Ojojona, existen referencias a esta práctica que datan desde 1875.

Dentro de la tradición, representaciones de los respectivos santos patronos de ambos pueblos se “encuentran” en una fiesta de hermandad en la que no pueden faltar la música de cuerda, las comidas típicas de la zona y un aire de tradición religiosa.

Ojojona fue fundado en 1579 por mineros españoles dedicados a la excavación de oro y plata en la zona. Su nombre tiene su origen en el término mexicano “joxone” y del “oxoxona” lenca, que significa “agua verdosa”.

Para visitar Ojojona durante esta temporada especial, puede trasladarse por la carretera que conduce de Tegucigalpa hacia la zona sur del país. A la altura del kilómetro 25, en el cerro de Hula, encontrará el desvió hacia Santa Ana y Ojojona y recorrerá aproximadamente siete kilómetros por este camino. Toda la carretera se encuentra en perfectas condiciones y es una vía primaria totalmente asfaltada. Si desea más información, puede ingresar a la página de Facebook o contactar a El Catrachito Eco-tours.

 

 

 

Hecho por Carmen Rivera

Fotografías de Edgar Miguel Valladares Barahona, El Catrachito Ecotours.

1 de 1

¡También le podría interesar!

Deja un comentario