13 cuevas de Honduras para perder el miedo a la oscuridad

Honduras es un país con mucha riqueza natural, uno de sus encantos ocultos son las Cuevas “puertas del inframundo” que en su mayoría fueron utilizadas por anteriores civilizaciones, unas como casas, otros como cementerios.

Le invitamos a recorrer y conocer las cuevas más populares y otras probablemente que no sabía de su existencia.

 

Cuevas de talgua – Olancho

El descubrimiento de las cuevas de Talgua sucedió un sábado de gloria, 2 de abril de 1994 por Desiderio Reyes en compañía de Jorge Yanez que habían escuchado de unas cuevas donde los antepasados realizaban entierros.

Desiderio, quien anteriormente era un cazador, ha pasado 20 años explorando cuevas y hoy en día ha explorado 3,310 cuevas en todo Olancho.

El descubrimiento del osario de la cueva de Talgua reviste importancia porque sólo se han descubierto unas pocas cuevas funerarias en Honduras, y ésta es una de las primeras en ser investigada cuidadosamente

 

Cueva de Taulabé – Comayagua

Si está interesado en explorar cuevas en Honduras, las Cuevas de Taulabé definitivamente son un sitio para visitar. Es uno de los sistemas de cuevas más accesibles en el país, ubicado en el kilómetro 140 de la carretera que une San Pedro Sula con Tegucigalpa. A pesar de haber sido descubiertas desde 1969, hasta años recientes realmente se han acondicionado para recibir visitantes de forma segura.

Las Cuevas de Taulabé son parte de un sistema de grutas naturales que se esparcen por todo el municipio de Taulabé.

Como muchas cuevas, el interior de Taulabé es húmedo y caluroso. Gracias a los juegos de luces que se han instalado, el visitante goza de un escenario casi mágico, donde la admiración por la naturaleza se funde con un silencioso respeto.

En algunas cuevas de Honduras se han confirmado como cementerios de civilizaciones antiguas.
En algunas cuevas de Honduras se han confirmado como cementerios de civilizaciones antiguas.

Cueva El Naranjo – Olanchito, Yoro

El Naranjo es una cueva casi abandonada que está ubicada en la montaña La Esperanza, comunidad de Bella Vista a casi unos mil metros sobre el nivel del mar, sin duda alguna, una aventura que usted no debe perderse.

Según pobladores de la zona, esta cueva fue encontrada por agricultores de la familia Rosales y Duarte quienes podando guamiles llegaron hasta una inmensa roca, empinada en esta montaña que divide al departamento de Yoro con el de Olancho.

Al entrar a la cueva con un acceso transitable de unos 100 metros de veredas subterráneas, con visibles estalactitas, y formaciones de piedras, a imaginación del ojo humano parecieran tener formas distorsionadas.

 

Cuevas de Utila

Es una cueva de agua dulce ubicada en el sector de Punkim hill, este lugar realmente es asombroso para los buceadores, aunque un peligro para los que no sepan nadar, aún no han encontrado su fin.

Algunos expertos en buceo han indicado que en las profundidades de la cueva puede verse una luz, simulando la salida, pero no han querido arriesgar y no la han seguido. Su entrada es rocosa y representa un atractivo para la isla caribeña.

 

Las cuevas hondureños ofrecen un escenario perfecto para internarse a buscar nuevas aventuras.
Las cuevas hondureños ofrecen un escenario perfecto para internarse a buscar nuevas aventuras.

 

Cueva El Gigante – Marcala, La Paz

Ubicada en el sureste del país, Fue descubierta para la ciencia a principios de los años noventa por el arqueólogo George Hassemann, entonces jefe de la Sección de Arqueología del Instituto de Antropología e Historia (IHAH). La cueva es en realidad un abrigo de enormes proporciones, horadado sobre la piedra volcánica de una pequeña montaña.

Por sus características físicas, la cueva nunca recibe la lluvia, el sol directo ni el viento fuerte, creando así un microclima seco y estable que se ha mantenido invariable desde hace miles de

años. De acuerdo a los estudios efectuados por E Scheffler, la cueva sirvió de abrigo para grupos humanos desde el período arcaico (10,000 – 4,000 a.C.) y se extendió hasta el período formativo (1760 – 220 d.C.). Las pruebas efectuadas por los investigadores demostraron una antigüedad que data del año 9480 a.C, esta fecha la convierten en el primer registro de la presencia del hombre en Honduras.

De acuerdo a Scheffler, estos primeros Hondureños no eran cazadores al estilo Clovis, que perseguían mamuts para traerlos desde largas distancias, es más probable que cazaban los animales que tenían a la mano (ciervos, posiblemente) y que hicieran abundantes recolecciones del entorno local.

 

Cueva de Warunta – Gracias a Dios

Localizado en el Cerro Kwilmit en el Departamento de Gracias a Dios, y en la confluencia de los Ríos Siksatingni (Río Negro) y el crique wisplini. Por lo menos siete entradas diferentes se encuentran muy cerca unas de otras. No se sabe si se comunica en su profundidad.

 

Cueva de Pencaligue – Santa Bárbara

Cerca de Atima departamento de Santa Bárbara. En Nahual significa “Casa de Piedra”, La primera caverna en la que desemboca el río San José.

La montaña literalmente se traga el caudaloso río usando como boca la inmensa cueva, cuya garganta lo conduce subterráneamente hasta el municipio de San Luis. Son los centenares de murciélagos que habitan en su interior que despiertan nerviosos ante las luces de las linternas.

Hasta la fecha esta Cueva, sólo ha sido recorrida en su totalidad por una expedición de canadienses que hace dos años instalaron sus tiendas de campaña a la orilla del río y en tres días lograron cruzarla, valiéndose de todo el equipo necesario.

La hazaña de estos exploradores fue recompensada únicamente con las espectaculares fotografías que lograron del interior de la cueva. La segunda Cueva se localiza en una parte más alta de la montaña, y más arriba espera la tercera Caverna con muchas cavidades por explorar.

 

Cueva de Masical – Santa Bárbara

En el Departamento de Santa Bárbara, se supone que es un Centro Ceremonial y cementerio indígena, actualmente ya saqueado y que aún no se ha estudiado. Hay cavernas inmensas y una red de túneles y cuevas más pequeñas.

 

Cueva de Cuyamel – Colón

En las montañas de Capiro y Calentura del departamento de Colón, posee varias entradas con diferentes salones y galerías de profundidades desconocidas.

 

Algunas cuevas ofrecen verdaderos paisajes subterráneos para conocer.
Algunas cuevas ofrecen verdaderos paisajes subterráneos para conocer.

 

Cueva El Boquerón – Copán Ruinas

La cueva El Boquerón está localizada a 23 kilómetros de Copán Ruinas. Es una cueva natural, en la cual usted podrá caminar hasta por tres horas admirando hermosas estalactitas, caminando sobre un pequeño río en su interior.

 

Cueva de Piedra Blanca – Bonito Oriental

Los vecinos la llaman así, desde hace décadas por la apariencia del cerro de piedra caliza donde se hallan estas cavernas. El lugar se encuentra en la comunidad también llamada Piedra Blanca, perteneciente al municipio de Bonito Oriental, Colón.

Este cerro lleno de misterios ha sido desde décadas un enigma para los vecinos debido a los relatos que se cuentan de él.

 

Cueva El Sitio – Comayagua

En el Departamento de Comayagua, cerca del sitio consta de un gran salón en donde se supone que existe una laguna interior que da origen a un río que sale por la entrada principal de la cueva.

 

Cueva del Cerro Casque o Cosquin – El Paraíso

Entre Trinidad y Ojo de Agua, Departamento de El Paraíso, consta de 30 cuevas, o entradas en un gran farallón rocoso, se desconoce cuántas de estas se comunican entre sí sus profundidades.

1 de 1

¡También le podría interesar!

Deja un comentario