National Geographic describe a una nueva ciudad en La Mosquitia hondureña

En un nuevo artículo publicado este nueve de febrero de 2016, National Geographic destaca el hallazgo de más de 200 esculturas, que probablemente pudieron ser utilizadas para rituales de una ciudad perdida en La Mosquitia hondureña.

El nuevo elemento a destacar para los antropólogos hondureños y estadounidenses, es la base de un gran montículo de tierra en el centro de un sitio que ha sido bautizado como “Ciudad del Jaguar”.

Durante un mes de excavaciones pudieron rescatar cientos de artefactos algunos intactos, otros con fisuras o rotos, los cuales fueron trasladados en helicóptero a la ciudad de Catacamas, Olancho.

“Es un tipo de ofrenda”, dijo Chris Fisher, arqueólogo de la Universidad Estatal de Colorado de Fort Collins a National Geographic. “Estos objetos se han reportado en otras áreas del este de Honduras, pero esta es la primera es ser excavada profesionalmente”, agregó Fisher.

Según el artículo de NatGeo, indica que la excavación reveló que entre los objetos encontrados está un buitre con alas extendidas parcialmente, vasijas de piedras con bordes decorados de buitres y serpientes. Además, encontraron algunos buques tallados con representaciones de humanoides extraños, con cabeza triangular, ojos hundidos y con boca abierta en un cuerpo de aspecto marchito.

El arqueólogo norteamericano cree que podrían tratarse de objetos que representan una “figura de la muerte” o algo ligado con el entierro.

Los investigadores hondureños y de NatGeo indicaron que encontraron tablas con tres patas utilizadas para moler maíz, Dentro de lo más destacable en el hallazgo, figura una cabeza tallada en forma de hombre-jaguar, lo que posiblemente podría haber dado paso al nombre de la ciudad, y que supuestamente se trata de un chamán en estado hombre-animal. Según los datos preliminares los artefactos datan de la fase post clásica mesoamericana entre los años 1000 y 1520.

Ver galería de fotos:  Nuevos hallazgos en La Mosquitia hondureña

Excavaciones
El área excavada abarca menos de 200 pies cuadrados (18.58 metros cuadrados) del enorme sitio arqueológico, que incluye al menos 19 asentamientos prehistóricos, probablemente parte de una sola jefatura. Ésta se expande a lo largo de varias millas de un río.

Uno de los sitios más interesantes tiene dos montículos paralelos que pueden ser los restos de un juego de pelota mesoamericano, similares a los dejados por la civilización Maya, lo que indica una relación entre esta cultura y sus poderosos vecinos al oeste y norte.

El juego de pelota era un ritual sagrado que escenifica la lucha entre las fuerzas del bien y el mal, y también podría haber sido un camino para los grupos para evitar la guerra mediante la resolución de conflictos a través de un partido en su lugar. El juego de pelota se asocia a veces con sacrificios humanos, incluyendo la decapitación del equipo perdedor o su capitán.

Mientras que la Ciudad del Jaguar está espectacularmente aislada, en su apogeo era probablemente un centro de comercio. “Cuando uno se encuentra aquí, en este tiempo, te sientes tan desconectado. Es una jungla, y es difícil imaginar que estás aún en el siglo 21. Sin embargo, en el pasado, estuvo en medio de una intensa red de interacción humana. No se aisló en absoluto “, dijo Fisher.

¿Por qué se abandonó la ciudad?
“Aunque no tenemos pruebas, las epidemias de enfermedades europeas fueron la causa probable”, dice el artículo de Nat Geo.

En el momento del contacto con los europeos, los comerciantes Mayas y Chibchas en canoas gigantes dedicados al comercio remotas, el intercambio de mercancías entre Honduras, México y las islas del Caribe.

Estos mismos comerciantes de canoas surcaban los grandes ríos que fluyen hacia fuera de La Mosquitia, en agua dulce para adquirir el cacao, plumas de guacamayo, y otros productos forestales valiosos.

A principios de los años 1500, las enfermedades de la viruela, el sarampión y la influenza europeos ardían a través de las islas del Caribe, causando la muerte de hasta el 95 por ciento de los habitantes indígenas. Comerciante nativos muy probable trajeron estas enfermedades hasta los ríos en La Mosquitia, en el que escaparon a las poblaciones locales, y se extendió profundamente en el interior del país, llegando a zonas mucho más allá de la gama del contacto europeo real.

De esta manera, la Ciudad del Jaguar puede haber sido devastado por las olas de enfermedades epidémicas.

Los supervivientes, destrozados y traumatizados, finalmente abandonaron la ciudad, dejando atrás esta joya de gran valor, donde permaneció intacta durante 500 años, un trágico suceso de un monumento donde una vez habitó una gran, y ahora desaparecida, cultura.

 

Fuente: National Geographic 

¡También le podría interesar!

Fotogalería

Deja un comentario